Prisas

Dentro de los parámetros habituales de un dia a dia, el despertador sonando, el desayuno apresurado, ese metro abarrotado de olores y silencios generados por un sinfín de auriculares, las prisas por abandonar el vagon y subir las escaleras mecanicas corriendo, algo curioso la verdad, escaleras mecanicas para que no nos cansemos y las utilizamos para avanzar mas rapido…., tenemos prisas, nos faltan horas del dia para todo aquello, y que cada vez son mas, las cosas que tenemos o pretendemos hacer.

Prisas incluso en que nos contesten al movil, nos desesperamos porque no lo cogen a la segunda llamada, prisas porque no siguen nuestro ritmo en la conversación, porque tardan tres segundos mas en entender ciertos conceptos, porque hacen las tareas mas lentos que nosotros, porque y porque y mas porques.

Prisas en llegar a nuestra zona de descanso, a ese lugar que hemos soñado durante el año, esas vacaciones en las que nos hemos dicho que no haremos esto o lo otro, y que sin embargo, no dejamos de estar en contacto con nuestros trabajos, ya sea por curiosidad o, y valga el juego de palabra, por trabajo.

Prisas en ver Juego de Tronos, Strike Back, Los guardianes de la galaxia, series y películas que nos encantan pero que queremos verlas ya¡¡¡, que incluso pensamos en que deberian ser mas breves, que les sobra esa accion, nos convertimos en directores de cine, mejores que aquellos que nos brindan su trabajo.

Prisas incluso a la hora de buscar nuestra supuesta media naranja, o medio limon, o medio kivi¡¡, porque le pedimos a un aparato que nos busque a alguien cercano, eso siempre, que cumpla con nuestras fantasias y deseos, que le guste lo mas aparecido a nuestros gustos, buscamos con prisas, sin buscar.

Prisas y mas prisas…….

No imagino mayor tortura al ser humano actual que dejarlo caer en una isla desierta, ¡¡¡sin movil¡¡¡¡,¡¡¡ sin reloj¡¡¡sin portátil, ipad o que se yo¡¡¡¡

¿Te imaginas?

Hablar con los nativos de la isla para saber si hara buen tiempo o no…

Tener que esperar a que piquen los peces en la caña, porque no puedes encargarlos en el Mercadona…..

Hacer fuego para la noche, para calentarte el cuerpo y acompañarte en la oscuridad, aquella que combatias con el clic de un interruptor……

Tener que hablar con el vecino de la cabaña de enfrente, porque no tienes nada en lo que ausentarte, como los auriculares conectados a ese aparato, el mismo que te concedia el poder del anonimato, el de pasar desapercibido, en un mundo en el que lo diferente, lo no seguido por la mayoria, se ve como anormal y anomalo…..

Compartir jornadas de caza y pesca, porque solo el grupo es capaz de tener éxito, ahí donde la individualidad fracasa, algo que te acostumbraste en otro tiempo…..

Quizas hasta te veas un dia, rezando de las mil y una formas que existen a alguna divinidad, porque has sido consciente de lo poco que eres con lo que te rodea, y te das cuenta de lo humilde que has de ser contra aquello que no puedes controlar, manipular, comprar incluso……

Se acabaron las prisas, solo vives el momento, sin acumular mil y un objetos innecesarios, que tan pronto adquirias, te veias obligado a cambiar, con el pretexto de que habia otro en el mercado mejor….mejor para que?

Entiendes la frase….no es mas rico el que mas tiene, sino el que menos necesita…..

Necesitas la sonrisa en los ojos al llegar del trabajo….

Necesitas cinco minutos de su atención mientras le cuentas como te ha ido el dia….

Necesitas su abrazo mientras estais en el sofa, quizas con una manta, mientras ellos duermen, quizas unas palomitas…..

Necesitas poder necesitar, porque asi podras darte cuenta del valor de lo que posees, e incluso de aquello que no tienes.

Prisas y mas prisas………..

Curioso teniendo en cuenta que, mas o menos, sabemos o deberiamos ser conscientes de lo breve de nuestro paso por este plano vital, asi que……

A vivir¡¡¡¡, que solo son dos dias¡¡¡¡¡¡

Dediquemos tiempo a quien nos aguanta todos nuestros defectos, creyendo que algunos son virtudes.

Sonriamos sin mas intencion que sentirnos bien cuando nos correspondan.

Miremos de ser egoístas en la busqueda de nuestra felicidad, sin menoscabar la de los demas.

Miremos de ser felices.

Un momento

Me gusta pasear a estas horas, vacías de gente con prisas, llenas de espacios por los cuales detenerme y poder contemplar sin prisas.

Ya se que quizás, en estos tiempos, no sea muy seguro, sobre todo, por parques casi a oscuras, poco frecuentados, pero es a estas horas cuando mas disfruto de mis momentos mas íntimos.

Y seamos sinceros, ya me conoces, no soy precisamente un bocado fácil, mis gesto adusto, e incluso cierto físico poco proclive a dejarse intimidar, me ayuda a tener cierta libertad y tranquilidad para pasear.

Quizás es lo mas me sorprendió, verla allí, en un banco sola, sin animal de compañía presumible de pasear, una simple mirada que le lance y ninguna que recibí.

No le di mas importancia, aun yo, con mi inagotable curiosidad por el ser humano, se que en ciertos momentos, necesitamos nuestra propia intimidad y solo me limite a imaginarme mil y un motivos distintos para que se encontrara a esas horas y ahí, recordé que no hace mucho, yo mismo estuve en un banco parecido, horas y días, solo pensando, recordando, decidiendo, penando incluso, así que…….

Me di la vuelta.

Se que quizás ella a verme pasar de nuevo, podría creer en mas de una intención oculta y deshonesta, pero no fue así.

Estaba llorando.

Me senté a su lado, lo más alejado de ella que me permitía el asiento del banco, solo me limite a sacar los pañuelos y ofrecérselos.

Ella se dio cuenta que había alguien a su lado, tal era la pena que le embargaba que ni cuenta se dio hasta entonces de mi presencia.

Mirada con temor ante una mano extendida y una breve sonrisa sin palabras que decir.

Gracias.

Solo una palabra por su parte.

Yo permanecí ahí, a su lado, dos extraños sin decir nada, ambos quizás sorprendidos, y ambos esperando ver quien comenzaba ha hablar, a retirarse, a decir cualquier cosa…..

Pero el tiempo seguía pasando, y no podía retirarme, había iniciado algo, debía continuarlo, debía acabarlo, así que solo surgió una frase.

¿Puedo ayudarte?

Y su mirada, llena de lagrimas que brillaban por la luz tenue de las escasas farolas de ese parque, sus ojos…..pero fueron sus labios los que dijeron… ¿puedes escucharme?

Asentí, y ahí comenzó una noche que acabo con la salida del sol, con el frió del amanecer, con los ruidos propios de la ciudad que despierta.

Historia común, poco original dirías incluso al conocerla, amores prohibidos, no correspondidos, el ansia de tu vida que crees acabada, el casi convencimiento de que el es el único capaz de llenar tu vida solo con una mirada, un gesto, una caricia, una sonrisa lejana en la distancia, un hola en una pantalla fría incluso.

Poco hable, ella solo me pidió que la escuchara, no quería ser juzgada, ella misma era la mas estricta juez, jurado y verdugo, pero si que asentía ante algún comentario, si que mi cabeza iniciaba un gesto de negación ante alguna de sus afirmaciones.

Su historia acabo con el sol ya mas alzado, su mirada casi avergonzada por haber contado algo tan intimo a alguien tan desconocido, casi esperando un discurso, un consejo, e incluso quizás, una recriminación por ciertos pensamientos que en un momento determinado, yo los había conocido bien, ella había experimentado.

Pero solo pude decirle….

¿Tomamos un café?, es la hora del desayuno y tengo hambre.

Su mirada indicaba que se sorprendió, pero luego lo entendió.

Sueños?

Sueño.

No el que tienes tras horas o dias durmiendo poco o por cansancio que se te acumula.

No.

Me refiero a un sueño.

Soñar.

Despertarte y mirar hacia ese rincón sin ver, sin saber si sigues soñando, con ese latido en el pecho queriendo ser el mas rapido…..

Con aquella imagen, la ultima, guardad en la memoria, incluso, no se si a ti te ha ocurrido, con cierto olor añadido.

Giras la cabeza, quizas observas el techo, mirando con una vision de rayos X porque ves mas alla, quizas lo hagas en el lado contrario de donde has despertado, y vuelves la cabeza ahí, donde tus ojos han visto sin ver, deseando ver aquello que solo en tu cabeza aparecio.

Su rostro.

Su olor.

Esa suavidad que conociste.

Me rio de los que aseguran que uno no sueña en color, que no sueña olores, que todo es un proceso bioquimico del hipotalamo, del sueño REM, que son fases, que la vigilancia de nuestro cerebro primitivo que nos advierte, de los miles y miles de años de evolución, de los………tonterias¡¡¡.

Nadie de ellos, pero que ninguno de ellos, ha tenido esos sueños, porque los afortunados que nos hemos despertado como al principio, sabemos que no es asi, que somos capaces de soñar con esa blusa de color crema que deslizamos sobre sus hombros, recordamos el olor que aparecia sobre un trozo de piel al descubierto o la increíble suavidad de un rincón o pliegue de su cuerpo.

¿Pero y si no fuera solo un sueño?

¿Y si cada dia tuvieramos la oportunidad de hacerlo real?

¿Y si fuera real?

Un paso mas

Es uno de esos momentos, de los cuales siempre recuerdas con especial atencion, los kilometros que has recorrido, esos paisajes que, a traves de la ventana, han ido circulando ante tu vista, campos de siembra, de bosques, de ciudades enteras que pasan, con escasas figuras en andenes, en caminos o carreteras que van paralelas ante las vias.

La luz del dia que va surgiendo de manera timida, ese brillo que comienza a molestarte, esa primera luz que siempre nos deslumbra, que nos obliga a entrecerrar los ojos, que nos calienta de manera tibia la piel que la roza……

Pero no es hoy uno de esos dias, no hay sol, solo color gris azulado, gotas de agua que corren lentamente por el cristal, frio que te sube por los dedos al reseguir esa gota, tu mirada intentado ver mas alla, buscando no sabes bien el que o a quien.

Y ya has llegado, tienes cansado el cuerpo de tantas horas quieto, te mueves lentamente al coger tu equipaje y te diriges a la puerta.

Ella no esta, y aunque ya lo sabes, no por ello dejas de mirar a un lado u otro, quizas con esa esperanza que nunca has perdido, de poder volver a ver su rostro, su pelo de aquel especial tono que identificabas desde cualquier distancia.

Estas a resguardo de la lluvia en el porche de la estacion, pero mas alla….. solo tienes el paraguas de tu decision, pero no se necesita mas, toda nuestra vida se ha basado en un paso delante de otro, uno mas, y otro, y otro mas, y en cada ocasión que el tiempo, las caidas, quizas incluso uno mismo, nos han hecho parar, solo ha sido, y es algo que tardaste en saber, solo ha sido para tomar impulso.

Si, es verdad, son multitud de recuerdos los que me vienen en cada momento que se presta a ello, pero sabes algo?, siempre tengo fuerzas para un nuevo paso.

Noches

Es cierto, las noches nunca mueren.

Son aquellas llenas de momentos, de instantes llenos, de imagenes que se te quedan retenidas por uno u otro motivo.son noches en los que me recuesto en el banco de esa estacion de metro, miro a un lado esperando ver surgir del tunel la luz que indica el principio del siguiente momento, la escalera que apunta hacia arriba y surge ese cambio de temperatura que te obliga a cerrarte el abrigo.

Quizas sean esos rostros que miran, esos pasos que con firmeza se acercan a sus destinos, sus trabajos, y otros, mas pausados, un poco mas lentos, cansados, con el animo presto para llegar a sus casas.

Son noches llenas de vida que en ocasiones pasamos de puntillas

Pensar = Ser?

No dejo de preguntarme, y últimamente en mas ocasiones de las que quisiera contar, que cual es mi finalidad, mi proposito,, esa presumible lista de deseos que quisiera alcanzar algun dia, ese viaje siempe soñado, ese objetivo laboral, la felicidad personal que creo merecer, el libro que quisiera llegar a escribir, pero del cual apenas he llegado a escribir un breve prologo, todo y mas surge en un momento dado.

Y no existe un motivo claro del porque surge.

En una ocasión fue tu comentario de mi ultimo post en el blog.

En otra, fue simplemente, fue una frase tuya, agradeciendome algo, que solo recuerdo haber hecho por que era lo correcto.

Y en otras muchas, solo es una sensación que me surge.

Quizas pensarias, y yo ya lo he hecho, que es por la cercania de esa madurez que, como espécimen, he llegado a cumplir.

O quizas simplemente porque me toca.

No lo se.

Solo se que esa idea me ronda por la cabeza,una idea quizas llevada por la inseguridad que presumen acertar los pensadores de libros de autoayuda, sicologos o cualquier otro que cree correctas sus suposicions sobre personas a la cuales, ni siquieran se han tomado la molestia de conocer.

Todo se basa en pensar, quizas sea ese el problema, pensar, porque al fin y al cabo, me cuesta mas pensar que ser, hacer las cosas sin pensarlas, solamente porque te surge de dentro de ti, porque el reflejo que te provoca el dar la mano, el tocar ese numero de movil para llamar, el sonreirle, sonreirte, pensar en ti…….me cuesta mas pensar que ser.

Asi que he decidido no preguntarme cual es mi finalidad, solo me preguntare cuantos mas deseos incluire en mi lista, me limitare a seguir siendo yo, a acertar en cada uno de mis errores, seguir sonriendo, seguir haciendo las cosas sin pensar, las importantes, las que me ayudan a definirme, las que me dicen que siga poniendome las gafas de sol cuando este me deslumbre para seguir caminando, las que me dicen que siga despertandome con deseos, las que me dicen que me acueste con ellos.

Al fin y al cabo, no me va tan mal siendo yo.

Solo?

Lo estaba pensando no hara ni un par de instantes.

Algo que siempre nos cuesta, el aceptar ciertas cosas de nosotros, que no se muy bien porque razon, no admitimos con facilidad.

Me gusta la soledad.

Ya esta, ya lo he dicho, asi que ya estoy en el grupo de los raros, por llamarlo de una forma suave, a quienes no comulgamos con ciertas realidades incuestionables de esta sociedad.

Cuerpos perfectos, siempre jóvenes, nunca enfermos, y sobre todo, por encima de todas las cosas, siempre con alguien a nuestro lado, aunque luego, en la intimidad de nuestro espacio comun, nos pongamos a parir, nos digamos de todo o no nos digamos nada y nos lo traguemos, para luego surgir en enfermedades de difícil diagnostico y aun mas complicado aceptar.

Pues si, yo soy de los que les gusta estar solos.

Un banco en cualquier rincón, desde el que pueda observar el mundo que me rodea, una silla en un bar, leyendo, mientras saboreo ese dulce amargor de mi zumo de cebada peferido, esos paseos sin destino concreto, sin planificar, sin ansia de esperar algo definitivo.

Me gusta pensar, cerrar los ojos y solo darme explicaciones a mi mismo por todo aquello en lo que me equivoco, aceptando que solo se acierta con el ensayo y error, ya sea en una maqueta de barco, como en escuchar una musica nueva que me he descargado, o un libro que te recomiendan, un bar nuevo de tapas e incluso, imaginarme esa misma sonrisa, pero sin tanta ropa que la cubre.

Me gusta la soledad, no estar solo, porque puedo no tener a alguien a aldo, pero dentro de mi……..

Sueños, fantasias, realidades, certezas, promesas, y claro esta, ahí en la lejania, estarias tu.

 

Oirte

Cual fue la ultima cancion que te hizo recordar?

Una melodía sin mas, quizas escuchada en la radio del coche, en un anuncio de la tele, como sintonia de un movil que pasa por tu lado……..

Cuando estaba estudiando, se nos decia que, junto con el olfato, el oido es uno de esos sentidos que son los ultimos en dejar de percibir por el ser humano.

Todo se remueve.

Tarareas la cancion, recordando el momento que se creo, esbozas una sonrisilla al acordarte, quizas con mas detalles de los que desearias, al fin al cabo, son recuerdos que estaban ahí, guardados y que quizas no deseabas recordar, aunque, si sonries por ello…….

Hoy he recordado varios de esos momentos, en los cuales, tu estabas presente, bien a la espera de verte, bien recordando cierto perfil tuyo, bien escuchandote decirme algo y no darte cuenta que estaba simplemente mirandote, sin mas.

Siempre son recuerdos, los que por cierto, me siento orgulloso de poseer, porque son ellos los que me permiten recrear mi historia, darme cuenta de todo aquello, del privilegio de haber experimentado lo que pocos mortales pudieron tener, quizas el conocerte, quizas el acariciarte un momento, o quizas toda una noche, o solo quizas, ser el poseedor de tu amistad complice.

No existe mucha diferencia realmente, porque la distancia del tiempo valora con la misma intensidad el breve instante que la cuasi eterna noche.

No existe diferencia, porque todos son recuerdos increíbles de momentos que te hicieron sonreir, quizas algunos te hicieron estremecer incluso.

Y por supuesto, poseen memoria, porque recuerdo como si fuera hace un segundo, el tono de tu voz escuchado un siglo atrás, recordando todos esos matices que me hacen adivinar como estas.

Si, hoy ha sido una melodía, mañana espero que sea el sonido de tu voz.

Momentos

Sonido.
Dicen que es lo primero que uno siente al nacer, el sonido, voces, gritos quizás, el latido de la madre al colocarte en su pecho….si, el sonido es lo primero que uno percibe al llegar a este mundo.
A estas alturas te preguntarás que vendrá a continuación, pero en realidad es muy simple.
Tu voz.
Me encanta escucharte.
No me entiendas mal, me encanta verte, sobre todo con esas botas y la falda, ¿ te he dicho que me pareces super sexy ? Y sobre todo no verte, es decir, imagínarte, claro que aquí, mi imaginación ya la conoces, no tiene limite.
Pero si, tu voz es diferente…..ese hola que me dedicas…. esa risa que escucho….,.incluso ese ainxxx cuando digo algo que te causa placer……pero nada comparado al despedirnos, no se si te has dado cuenta, pero bajamos la voz, nos decimos cuidate, que pases un buen día, besos, besitos, y en alguna ocasión se me ha escapado un cariño, de lo cual me declaro culpable!!!!!!, pero si, nos decimos adiós tan flojo que es casi una tortura oír como tu voz se desvanece.
Como ves, son solo ideas locas que se me aparecen por la cabeza en una mañana con viento, un café con leche y un donut de chocolate.

————————————————————————–

 

Esta lloviendo.

Y a pesar del frio que me envuelve, noto un calor por la espera de que contestes a mi llamada.

Suena tu voz, y tras las frases habituales de sorpresa por el tiempo transcurrido, nos ponemos al dia de cuanto hemos pasado, sensaciones pasadas  nunca olvidadas, emociones que compartimos en alguna ocasión tras unas simples letras en un mensaje.

Y no es tan simple, pardiez, como bien diría mi  admirado Alatriste, que esta vida es mas sencilla y simple de lo que queremos creer o reconocer, pero que a pesar de ello, en ocasiones, bien sea por costumbre, habito o quizás desconocimiento, nos la hacemos mas complicada y difícil de sobrevellar.

Pero ha sido todo un placer el escucharte, el oírte reir, el hacer planes  juntos de un café y un simple paseo.

Las mejores cosas de esta vida nunca son simples, pero si quizás las decisiones para hacernos felices a nosotros mismos

————————————————————————

 

 

 


 

 

 

Un momento

Me gusta pasear a estas horas, vacías de gente con prisas, llenas de espacios por los cuales detenerme y poder contemplar sin prisas.

Ya se que quizás, en estos tiempos, no sea muy seguro, sobre todo, por parques casi a oscuras, poco frecuentados, pero es a estas horas cuando mas disfruto de mis momentos mas íntimos.

Y seamos sinceros, ya me conoces, no soy precisamente un bocado fácil, mis gesto adusto, e incluso cierto físico poco proclive a dejarse intimidar, me ayuda a tener cierta libertad y tranquilidad para pasear.

Quizás es lo mas me sorprendió, verla allí, en un banco sola, sin animal de compañía presumible de pasear, una simple mirada que le lance y ninguna que recibí.

No le di mas importancia, aun yo, con mi inagotable curiosidad por el ser humano, se que en ciertos momentos, necesitamos nuestra propia intimidad y solo me limite a imaginarme mil y un motivos distintos para que se encontrara a esas horas y ahí, recordé que no hace mucho, yo mismo estuve en un banco parecido, horas y días, solo pensando, recordando, decidiendo, penando incluso, así que…….

Me di la vuelta.

Se que quizás ella a verme pasar de nuevo, podría creer en mas de una intención oculta y deshonesta, pero no fue así.

Estaba llorando.

Me senté a su lado, lo más alejado de ella que me permitía el asiento del banco, solo me limite a sacar los pañuelos y ofrecérselos.

Ella se dio cuenta que había alguien a su lado, tal era la pena que le embargaba que ni cuenta se dio hasta entonces de mi presencia.

Mirada con temor ante una mano extendida y una breve sonrisa sin palabras que decir.

Gracias.

Solo una palabra por su parte.

Yo permanecí ahí, a su lado, dos extraños sin decir nada, ambos quizás sorprendidos, y ambos esperando ver quien comenzaba ha hablar, a retirarse, a decir cualquier cosa…..

Pero el tiempo seguía pasando, y no podía retirarme, había iniciado algo, debía continuarlo, debía acabarlo, así que solo surgió una frase.

¿Puedo ayudarte?

Y su mirada, llena de lagrimas que brillaban por la luz tenue de las escasas farolas de ese parque, sus ojos…..pero fueron sus labios los que dijeron… ¿puedes escucharme?

Asentí, y ahí comenzó una noche que acabo con la salida del sol, con el frió del amanecer, con los ruidos propios de la ciudad que despierta.

Historia común, poco original dirías incluso al conocerla, amores prohibidos, no correspondidos, el ansia de tu vida que crees acabada, el casi convencimiento de que el es el único capaz de llenar tu vida solo con una mirada, un gesto, una caricia, una sonrisa lejana en la distancia, un hola en una pantalla fría incluso.

Poco hable, ella solo me pidió que la escuchara, no quería ser juzgada, ella misma era la mas estricta juez, jurado y verdugo, pero si que asentía ante algún comentario, si que mi cabeza iniciaba un gesto de negación ante alguna de sus afirmaciones.

Su historia acabo con el sol ya mas alzado, su mirada casi avergonzada por haber contado algo tan intimo a alguien tan desconocido, casi esperando un discurso, un consejo, e incluso quizás, una recriminación por ciertos pensamientos que en un momento determinado, yo los había conocido bien, ella había experimentado.

Pero solo pude decirle….

¿Tomamos un café?, es la hora del desayuno y tengo hambre.

Su mirada indicaba que se sorprendió, pero luego lo entendió.