Certeza

El ruido de las olas me relaja, el hecho de estar aquí, ahora, mirando como van surgiendo del azul blanquecino, romper en la arena, queriendo llegar mas lejos, estirandose casi, casi, hasta mis pies……..y mientras, sigo sin pensar.
Me gusta estas horas de la noche, oir a mis espaldas el breve trafico de la noche, quizas alguna sirena a lo lejos que va sonando cada vez mas fuerte, según se acerca, oir delante mio el rugir suave de las olas, esa breve explosion de espuma que creo atisbar en la tenue oscuridad…
Tambien escucho risas, cortas, breves, suaves en el silencio de la noche, como si no quisieran romper la hora en la que se supone que todos estamos guardando descanso y preparandonos para alguna noche de sueños, de películas, de paginas de libros pendientes, de musica mientras se toma alguna cerveza, mientras se fuma, mientras nos acurrucamos o rezamos por que se acurruquen a nuestro lado…..
Supongo que tambien pienso en el dia de hoy, en quien ha provocado tal barullo en mi interior, en quien ha removido todas y cada una de mis fibras, en quien provoco que, aquellos recuerdos guardados, surgieran con tal fuerza…….que hizo daño.
Porque me duele, aun hoy, aun ahora, y quien sabe durante cuanto tiempo mas.
Quizás este buscando cierta paz aquí, en la simpleza de unas olas romper contra las rocas, en su intento de ascender una pendiente de arena, como si quisiera coger una parte de ese empeño eterno que poseen, ese inacabable teson en no desfallecer jamas, porque, quizas hoy no, no ahora, pero quien sabe, quizas dentro de poco, una de esas olas llegue hasta arriba, quizas una de ellas remonte la pendiente y llegue hasta……
Hasta donde quiero llegar yo?
Quizas habre escuchado atentamente las vidas vividas de 1000 personas…
Habre leido 1000 libros aprendiendo de otros….
Habre escuchado 1000 canciones, entendiendo sus letras en ocasiones, en otras solo sintiendo su musica…..
Habre visto 1000 peliculas en las cuales llore, rei, me indigne, me enamore de su actriz, odie al actor…….
Van pasando las horas, la noche se cierra mas si aun es posible, y las olas siguen sin descanso, sin pausa, sin dejar de intentarlo, y ahí, a lo lejos vislumbro un breve destello de luz, un barco quizas, navegando en la oscuridad, quien sabe con que cargamento, con que destino.
La metáfora surgue con facilidad, yo soy ese barco, con un cargamento repleto de mil y un recuerdos, con un destino quizas no fijado aun y tambien, como el mismo, navegando en la oscuridad con solo una breve luz que me indique alguna direccion…..
Tambien pensaras que deberia ser como esas olas, siempre constantes, incansables al fracaso, guardando para ellas la esperanza de subir la pendiente de arena, de romper mas alto en las rocas……
Pero solo soy un hombre……lleno de defectos, de causas comenzadas e inacabadas, de sueños imposibles y rotos en ocasiones antes de comenzar, pero tambien con despertares felices, con la sangre circulando acelerada por mis manos al levantarme y ver que, ese sueño, esta ahí, que poseo virtudes, que soy capaz de seguir iniciando causas con la esperanza de llevarlas a termino.
Asi que, hoy y ahora, en la oscuridad del mar, soy ese barco que se atreve a surcarlo, con solo una breve luz, sin miedo a ella, soñando, gritando a la tormenta, con rabia, sin pena, aguantando todas las olas que quiera lanzarme a derecha o a izquierda, esquivando el resto que no vengan de frente, retrocediendo quizas unos breves metros, pero solo para tomar impulso y subir esa ola que se acerca.
Y tras ella, se que surgirán mas, mas grandes, mas poderosas que el hierro que me recubre, pero nunca mas fuertes que lo que deseo, olas que nunca me impediran seguir marcando el rumbo que me he fijado.
Porque ahora se donde quiero ir.

Anuncios

Motivos

Los días siguen pasando…..
Esos sueños que seguimos teniendo…..
Las esperanzas que se mantienen…..
Los golpes que aguantamos, los que esquivamos, los que lanzamos………
Las músicas que oímos, los libros que descubrimos…….
La nueva película de Star Wars¡¡¡¡¡…….
Si queremos, encontramos nuevos motivos para reír, no porque surjan ante nosotros por obra y gracia del destino, sino mas bien porque simplemente los buscamos.
Nos pasamos el día caminando a diferentes destinos, mirando sin ver, porque…¿me permites una pregunta?.
¿Cuántas veces hoy, mientras ibas andando, has girado la cabeza porque algo te ha llamado la atención?.
No siempre será gracioso ver como alguien de delante se cae delante nuestro, ni tampoco me refiero a girar la cabeza por sentir esa sirena que no identificamos como policía ,ambulancia, o bomberos  y que en ocasiones, esperamos brevemente para ver si es cerca o en que dirección va.
Me refiero mas bien a esa pareja que se acerca, empujando uno de esos carros dobles de bebe, que por cierto, últimamente tanto veo, y que al pasar por mi lado, giro la vista para ver a esos dos nuevos miembros de esta especie nuestra, quizás con la breve esperanza que logren un mundo mejor del que estamos dejando nosotros.
Quizás también me refiero a girar la vista porque se ha cruzado una mujer que simplemente me ha sonreído ¿ era a mi?.
Quizás me atreva a girar la vista e incluso me detenga y busque alguna moneda para dejar en el cuenco de uno de aquellos anónimos en la salida del metro, en alguna esquina, en algún espacio de mi camino, unos anónimos a los que contemplo como el resto de los que me preceden, apenas miran, meros objetos cotidianos que no identificamos como personas, como algo ya incrustado en el mobiliario urbano.
Quien sabe si no podrías girar el oído para identificar ese idioma que nunca habías escuchado….
Como ves, motivos puedes encontrar y sin embargo te contare mi último giro de cabeza.
Érase una vez una de esas mañanas, salida del metro, paneles de control transparente que abren automáticamente al acercarnos, un niño de apenas tres años  quizás, prisas por salir corriendo de las manos de los padres y la puerta que no lo detecta ¡¡ y tortazo que se dio!!, y claro, piensas que se va a liar una pajarraca de llantos a moco tendido que vamos a alucinar, pero…..¡¡sorpresa, sorpresa!!!, no solo no llora sino que se levanta con prisa y se encara con la puerta que no le ha dejado libre¡¡¡¡ y comienza a pegarle¡¡¡, y claro, estamos ahí unos cuantos, sonriendo y en nuestro interior, aplaudiendo a ese joven guerrero que en su primera caída, se ha limitado a levantarse y sigue peleando, negándose a rendirse, a llamar a los refuerzos paternales que están, mitad asombrados, mitad orgullosos por ver como se defiende, otro hidalgo manchego que lucha contra gigantes disfrazados de molinos, y el resto de nosotros, pensamos que estamos delante de alguien que nunca se rendirá, que se levantara cuando esta perra vida ,en ocasiones, le golpee, que se enjuagara las lagrimas por las perdidas, que sonreirá por las nuevas oportunidades y que, sobre todas las cosas, seguirá peleando por aquello que ansia, por aquello que desee, por aquello que merezca la pena.
Si, es un motivo para girarla vista y dejar atrás, con la sonrisa en nuestros labios por la envidia que nos ha dado un renacuajo de tres años, por haber aprendido hoy algo nuevo.
Y ¡¡ohhhh!!!, ahora si que hay que girar la cabeza, delante mió esta el equipo de voleibol playa brasileño¡¡¡¡¡.

Breve

Has pensado en todos esos sueños que tenemos?.
En esos amaneceres que vemos, con los ojos entreabiertos por el sueño, con esa sensacion irreal de saber si seguimos soñando o no?.
Hoy me ha ocurrido a mi, pero no estaba soñando, ni tampoco era un amanecer, simplemente he visto acostarse el sol, y me ha encontrado despierto, pero con los recuerdos de mis deseos.
Me gusta pasear, andar por estos caminos que he recorrido  en todas y cada una de las estaciones, en todas y cada una de las horas del dia, y que a pesar de cubrir todos los momentos, aun sigo encontrando motivos para seguir descubriendo.
En estos caminos tome decisiones que pesaron, otras el tiempo demostro que me enriquecieron como persona y otras, bueno, hubo otras que aun espero que rumbo tomaran.
Pero aun me gusta ver ponerse el sol, caminar mientras la luz se esconde y aparece la noche, oir como los distintos sonidos del dia se transforman en los de la noche.
Sonaba raro cuando decidi pasear por los caminos, este dia, esta hora, pero no podria dejar de caminar, a la espera que mis sueños, si bien quizas no se cumplan, si puedo tener la esperanza de que los intentare.
Quizas uno de esos sueño seas tu, solo quizas.

 

¿IMPORTA?

La batalla habia sido cruel, como siempre son todas ellas, el silencio era terrible, alterado solo por los quejidos de los moribundos, el graznido de los cuervos alzandose al vuelo, y en medio de todos esa barbarie que, solo el ser humano es capaz de crear, estaba el.

No tenia nombre, asi como ni patria ni destino, su oficio era mercenario, cobraba por un trabajo.

Y no era nada malo en ello.

Su historia era la de tantos otros como el, sin pasado que contar, sin sueños que desear, solo el dia a dia, el momento de la batalla que llegaba y ante el cual, el se limitaba a aceptar como algo propio.

Quizas por ello resultaba raro verlo asi, recostado en un pequeño arbol que habia sobrevivido a los azares de la batalla, su mirada centrada en un pequeño papel que sostenian sus manos endurecidas por las armas, y con una pequeña y casi invisible humedad en su rostro.

Sus dedos no dejaban de acariciar el papel, su mirada no se apartaba de el, acercandosela hasta casi verla borrosa, como si con ello pudiera estar mas convencido de que fuera real.

Suspiro lentamente y guardo e el interior de su armadura el papel, recogio sus pertrechos y comenzo a andar.

Hubo otras batallas, otros lugares piso y dejo huella de su habilidad, y en todas ellas, se hizo habitual verlo contemplar, en las noches llenas de estrellas o en las fogatas de los campamentos, a ese mercenario que no dejaba de mirar un papel, acariciandolo suavemente con los dedos.

Hubo quien dijo que desde que lo poseia, su habilidad no solo habia crecido, sino que incluso habia cambiado su gesto adusto y serio, ahora se permitia una breve sonrisa e incluso ser generoso en la derrota de sus enemigos.

No habia duda alguna, dicho papel era magico, quizas era la cita de un hechizo, la maldición de alguien que cayo ante las armas del mercenario, pero que maldicion convierte a alguien mejor?, alguien a quien admirar tanto si es tu aliado como tu enemigo?.

Vinieron los otoños, los veranos fueron surgiendo, el frio aparecia por las mañanas del final de año, y poco a poco, el papel se fue ajando, las caricias fueron desdibujandolo asi como los dias nos desdibujan el cordel de nuestra vida.

Nadie se acordo de el cuando desparecio en la ultima batalla, hay quien sostuvo que se quedo el ultimo para proteger a un grupo de rezagados, otros que cayo en una emboscada, y otros, entre los cuales me incluyo, que abandono, simplemente lo dejo.

Lo encontre al cabo de muchos años, de aquella forma en la que te cuestionas si el azar existe o si bien el destino esta tan fijado que nos es inútil intentar cambiarlo.

Apenas habia cambiado en mi recuerdo, seguia teniendo esa mirada triste, ese tono de voz con el que conseguia que nos pararamos a pensar en lo que haciamos, y como no, seguia acariciando su talismán a la luz de las estrellas.

Le pregunte.

Me miro largamente y me dejo verlo

Era el rostro de una mujer, recostada, con la mirada prometiendo y los labios que clamaban ser acariciados.

Lo mire largamente al devolversela y le pregunte quien era.

Recuerdo mas el tiempo en que tardo en contestarme que no asi su respuesta…¿Importa?.

Volvi a ver la imagen, los ojos prometiendo, los labios para acariciar…..y le entendi.

No, no importa, porque……

Porque es asi, los sueños que surgen en un momento, los que ansiamos, la especial droga que el tomaba tras cada batalla, acariciando sus labios, prometiendole a sus ojos que estaria ahí para ella, la cantidad de noches con las que se durmió con ella en su corazon, la cantidad de dias en las que su fatiga se mitigaba al recordarla.

¿Importa?

No, porque hay hombres afortunados que la tuvieron y otros, como el, que nunca la abandonaron, no en su memoria ni en su corazon.

Abandone el pueblo a la mañana siguiente, prometiendome a mi mismo que soñaria con alguien asi algun dia.

Un asiento

Como se suele decir…..todo comienza de alguna forma, en un instante se decide, se inhibe uno ante ciertos actos, giramos la vista por no sentirnos culpables, nos mantenemos sordos ante los gritos del piso de enfrente, nos extrañamos por como esta sociedad es cada vez mas apatica y sola.

Ya sabes que me encanta viajar en tren, es un transporte que me relaja el alma, me tranquiliza por decirlo de alguna forma, y su primo mas cercano, el metro, bueno, no es lo mismo, pero en cuanto puedo, intento utilizarlo, sentir como acelera para comenzar un nuevo camino….., ese ir frenando poco a poco al llegar a un nuevo destino….., docenas, quizas cientos de nuevas caras que salen, que entran, que finalizan, que inician, para mi es algo catartico quizas, me gusta realmente.

Ha sido mientras circulaba en ellos, donde han surgido algunos de los relatos que he ido acumulando en mi estantería vital particular, y quizas por ello, hoy toca confesarme.

Solo era un viaje mas, cansado de un dia largo, en mi nuevo trabajo, aquel que me llena tanto de nuevas sensaciones que creia perdidas y en los que la sorpresa surge continuamente, y como en cada viaje que realizo, mi vista sigue sin parar a quienes me rodean, intentando imaginar que pensamientos, que historias han ocurrido en su dia a dia, quien sabe si no tengo enfrente a un bioquimico que esta buscando la formula magistral para la cura de una de esas enfermedades, quien sabe si no esta a mi lado un periodista que lleva en su agenda otro caso de corrupción que desvelar, un tema por cierto, por desgracia que no es muy novedoso, quizas dos asientos mas adelante, la sonrisa que se dibuja en el rostro de esa chica es por el recuerdo de un encuentro breve, intenso, rapido, puro placer, con alguien que nunca hubiera imaginado……..tantas y tantas historias….

Y luego estan los demas, aquellos que no levantan la vista del movil, los oidos tapados con auriculares de mil y una forma diferentes, los que leen libros electronicos, los que leen libros de papel, los que miran a ningun lado y no ven, los demas.

Ha llegado una nueva estacion, bajan unos y suben otros, y en estos ultimos hay una pareja peculiar, distinta si me permites llamarlo asi.

Ella debe tener unos cuarenta, vestido sobrio, sin nada que destaque, el debe tener poco mas de quince años y solo al contemplar su rostro, adivinas que padece el síndrome de Down, no en un grado muy extremo, pero ciertos rasgos estan ahí y al oirlo hablar, bueno, es algo peculiar.

Entiendeme, mi hija trabaja en un comedor con chicos asi, especiales, nunca disminuidos, porque ya habra tiempo en otra ocasión para hablar de quien es mas disminuido, si los que consideramos como tal, o los que somos diferentes a ellos, en fin, tras tiempo de hablar con ella sobre sus alumnos, verla en una ocasión , en una jornada de puertas abiertas, como se relacionaba con elos, como estaban ellos por ella….entiendes porque la considero una mujer muy especial.

Quizas por ello, me altera la sangre ciertos detalles por como nos comportamos los “normales”, porque ves como se abre un espacio entre ellos, hay un asiento libre, tres plazas concretamente, en los que ellos se sientan, la cara fatigada de ella es clara, asi como la cara de preocupación de el, a la que coge amablemente del brazo y le ayuda a sentarse y al girarse el y ver a alguien que necesita el sitio, le señala que se siente, pero ella le dice que no, y tras ver un sitio libre delante de ellos, se sienta, mas tranquila de no tener que estar sin duda, de alguien que quizas podria contagiarle educación, buenas maneras y un corazon mas noble y generoso de lo que sin duda se merece.

Continuamos el viaje y el asiento sigue libre.

El tren esta abarrotado, pero el asiento sigue libre.

A estas alturas de la vida, tal situación no debe de ser nueva para ella, quizas ya se ha hecho una coraza ante los desprecios hechos con sonrisas, quizas solo sea el capitulo diario, de un dia a dia cotidiano, no importa, ella solo tiene ojos para el, veo el orgullo en su mirada, ese gesto para quitarle una mota imaginaria en su camiseta, la mota fantasma que solo las madres ven.

Llevo rato de pie y quizas podria seguir asi hasta el fnal de mi estacion, pero estoy cansado, asi que me siento al lado de el y saco mi libro y comienzo a leer, quizas han transcurrido un par de estaciones cuando noto su mirada fija en en libro y al alzar la mirada veo sus labios leyendo las paginas.

La de ella denota cierta preocupación, quizas porque no seria el primero que demuestra malos modos por un hecho asi.

El no se ha dado cuenta de que lo estoy mirando y sigue leyendo y veo como sus ojos brillan al leer los parrafos, sintiendo aquello que quiso transmitir el escritor.

Es obvio que le pregunto si le gusta y tras la sorpresa de haberlo pillado en un acto, al que su madre le ha avisado sin duda muchas veces, me dice un timido si.

¿De quien es?

Comenzamos una conversación en la que el escucha atentamente como le describo el libro, como se convirtió en libro excepcional, como puede ser que te atrape en sus lineas, como puede llegar a hacerte llorar de emocion, hacerte reir hasta caerte de la silla, a suspirar, le cuento como los libros hacen eso y mas, y como, y en ese momento me dirijo a la señora que se nego a sentarse con el, como nos enseñan a ser mejor personas, mas educados y menos hipócritas.

Quizas he elevado un poco la voz, porque veo ciertas sonrisas complices a mi alrededor, pero no soy muy consciente de ello.

Le pregunto si el lee y me dice que no mucho, cuestion de tiempo y posibilidades, le hago el comentario del libro electronico y ella, me dice que le regalaron uno pero que no puede ponerle libros en el, tema de desconocer como funciona.

Me queda solo una estacion, asi que garabateo en un papel y se lo entrego a el.

Es mi correo, cuando quieras un libro, me lo pides y si lo tengo te lo envio, luego lo instalas en el libro y ya esta, podras leer.

Sus ojos reian ante la posibilidad, los de ella solo eran de lastima por quizas creer que solo era una manera mas de la crueldad con la que , dia a dia, le infligía cieta parte de la humanidad.

Hace ya poco mas de un mes de ello y hoy he recibido un correo……Hola, me gustaria leer a Julio Verne……….creo que le he mandado algo mas de cincuenta libros.

 

 

Pasado un tiempo……

No hara mucho, en estas lineas, comente de mi nueva experiencia laboral, un nuevo intento de seguir con algo que me apasiona.
Y ya han transcurrido un cierto tiempo, mi cuerpo se ha habituado un poco a esta vorágine que llevo, y aun cuando me sigue faltando tiempo, ese viejo enemigo mio, he decidido sacarlo del sueño, de la lectura de la gente que veo pasar a traves del vaso de cerveza, de mis paseos en el tren o de la moto, de todos ellos y aun me dejo mas para contaros que….
¿Qué quereis que os cuente?
¿La sorpresa?
Porque esa es la cuestion, sigo sorprendiendome con las historias que surgen en cada servicio, sigo lamentandome por no tener suficientes infraestructuras para cuidar según que momentos de la vida de unos pacientes, en unos casos, y usuarios en otras, sigo sorprendiendome que un simple gesto, una breve sonrisa y un movimiento de cabeza que asiente ante sus quejas, sus lamentos por estar ahí, tengan todo ello, tanta importancia.
Es en psiquiatria, no se si lo he escrito bien, donde me encuentro ante un paciente que me abraza tras una semana sin verme, el mismo, que una semana antes tuve que hacer de tripas corazon, y ayudar a sujetarlo para evitar que hiciera y se hiciera mas daño, el mismo que es capaz de jugar al ajedrez conmigo, e incapaz de poder atender una conversación coherente por los desvarios que le acompañan, es en el mismo servicio, donde me encuentro con caras nuevas, patologías distintas en todo y parecidas solo en el nombre…..
Nuevas historias……..
Nuevas sorpresas por como te cuentan ellos como han llegado ahí, su particular version de los hechos, que quizas no es menos real sin duda, pero a la que le faltan detalles que vas conociendo poco a poco, a traves del informe medico, de la visita de las familias, e incluso, a traves de ti mismo.
Tengo otro destino, socialmente escondido, denostado en todas las ocasiones que se menciona y a la que se aplican adjetivos no muy amables, y en la que intentare definirla de una forma, mia propia, en la que pueda no herir sensibilidades.
Es una seccion de ayuda para el consumo de substancias ilegales, procurando unas medidas higienicas y sanitarias lo mas completa posible y seguimiento del dia a dia de los usuarios, las substancias que consumen y tambien, algo que se desconoce, de escucha.
Porque quieren que les escuches, necesitan quizas sentirse menos invisibles de lo que la sociedad quiere que sean, porque no pienso entrar en si es bueno o malo, correcto o incorrecto, adecuado o inadecuado, solo estoy ahí, escuchando su historia, los motivos propios que les llevaron a un descenso a ese infierno, que he de decir que desconocia, intentando entender, viendo con miedo como vivieron cosas parecidas a las mias, pensando en la suerte que tuve y en la que no tuvieron ellos, sintiendome afortunado por ello y recriminandome después por tener esos pensamientos, y quizas me diras que es humano sentirse asi, quiza si, pero no deja de hacerme sentir.
Podria contar aquí las sorpresas que me ocasionan la tipica imagen de quien consume, una imagen vista hasta la saciedad por muchos de nosotros, pero a la cual apartamos de la memoria, pero y si te contara aquella otra imagen, la de gente corriente en su aspecto, en sus modos, pero que visitan y utilizan los mismos recursos?.
No pienso ser juez.
No es mi competencia.
Pero si se que gracias a ello, en los dos destinos en los que estoy trabajando, estoy dando valor a todos y cada uno de los momentos que vivo, pienso en ello a menudo, en todo aquello que desperdiciamos por una moda, por un dar una imagen que se espera de nosotros, por asentir con la cabeza algo en lo  que no estamos de acuerdo, pero que no nos atrevemos a discutir.
Son dos mundos distintos, duros, crueles, y egoístamente quiero creer que el abrazo que me deje dar por un llamado loco, le causo placer, que estar sentado con alguien que estaba sufriendo el síndrome de abstinencia y solo queria que alguien le escuchara, que no le juzgara, le atempero esa angustia.
Se que soy un iluso, que como digo en el encabezado del blog, sigo creyendo en algo mas que unicornios y elfos, pero sigo creyendo en las personas, en los momentos que podemos crear, en la musica que podemos disfrutar, en los libros que nos hacen soñar, en el dia a dia que nos hace vivir………..
Y seguire siendo iluso.

Seguir soñando?

Casi como cuando era mas joven, mucho mas joven diria yo.

Avanzo con el paso mas rapido de lo habitual, quiero llegar antes, no deseo llegar tarde, me encantaria verte cruzar por el semáforo que hay antes del café, donde hemos quedado.

Estoy en la puerta, y vacilo. ¿y si has llegado antes?, ¿notaras como de agitado estoy?, ¿creeras que es por la rapidez en mi paso?¿o te daras cuenta que es simpemente por saber de verte?.

Animo¡¡¡, me digo a mi mismo, pero tengo suerte, no has llegado aun.

Noto como mi pulso se va serenando, voy a verte, a sonreirme por dentro por tenete cerca, por permitirme soñar con estar aun mas cerca de ti……

Has entrado sin darme cuenta, un giro de cabeza, la mirada fijada en otro sitio diferente de la puerta de entada, una mirada al reloj y ya estas aquí¡¡¡

Hola¡¡¡

Se acabo.

Definitivamente estoy muerto y me encuentro en el cielo.

Supongo que la sonrisa que tienes en el rostro es debida por la cara de circunstancias de la mia, ¿me levanto?, ¿ te doy un beso casto ¿ ¿ o sigo mis deseos mas soñados y te beso con tanto calor que fundiria el suelo?

Soy todo un caballero a la vieja usanza, asi que me incorporo y me permito olerte mientras me acerco y te beso como los amigos que somos.

Han pasado tres horas¡¡¡¡¡

Un par de cafes, unos refrescos para ti, y hemos de marchar.

Seguimos andando por estas calles casi vacias, solo se oyen las risas de dos, el sonido de una conversación descubriendo el uno del otro, miradas de ambos fijadas en algun punto concreto del otro, no se ella, pero a mi me tienen loco esas orejas que se aparecen de vez en cuando cuando se agita el pelo.

¿Qué hago en tu casa?

¿Qué brujería o agujero negro del universo me ha dejado en este salon?

¿Qué hago besandote?

Y de repente, me he convertido en un soldado con una mision que cumplir, una batalla que ganar, soy de esos miembros de las fuerzas especiales, aquellos que solo se les llama para cumplir misiones casi imposibles¡¡¡

¿Sonries?

Pues yo estoy muy concentrado en mi mision, en mi batalla, en esta guerra que con gusto me he visto abocado a combatir, una guerra en la que el unico prisionero sera el tiempo, porque no deseo que siga, quiero pararlo y permitirme que esta noche no se acabe jamas.

Suspiras, ronroneas en ocasiones, gimes tan fuerte que miedo me causas, tu espalda se arquea de tal manera que creo que se podria romper, mis manos se mueven sin cesar, te beso en cada rincón en el que te rindes…..

Pero ¡¡Atención!!!, he caido prisionero¡¡¡¡

Estoy inmóvil, una fuerza increíble y poderosa me retiene, deben ser esos dedos tan finos y suaves, seguro que estan impregnados de alguna droga porque sino, desconozco porque simplemente pasando por mi espalda consiguen que me paralize, o quizas sean esos labios, besos tan suaves en mi cuello que detienen mi pulso, que cortan mi respiración incluso¡¡¡.

Han llegado las Naciones Unidas, el armisticio soñado…

Ha salido el sol.

Ha sido una batalla larga, en el que ambos bandos se han empleado a fondo para derrotar al otro, pero hay un problema¡¡

Nadie ha ganado.

Habra que seguir con esta guerra.

Seguir soñando¡¡¡

Siempre he sido, soy, y seguro que sere, creyente en que la vida da giros inesperados, soy asi mismo, fanatico en la esperanza de conseguir sueños, quizas nos cueste mas que se vean realizados, quizas el tiempo para conseguirlos sea mas excesivo que el que permaneceremos, no se, pero la esperanza……..siempre esta ahi.

Todo este prologo para reconocer que mis creencias habian sido puestas a prueba, y que, no hace mucho, se ha visto demostrado que tenia razon.

Breve explicación.

A una edad algo tardia, encontre el trabajo, llamalo vocacion, que me llenaba, a un nivel nunca antes conseguido, estuve en el varios años y por una serie de circunstancias me vi impedido de seguir llevandola a cabo.

Supongo y se, que no soy el unico, al que los azares laborales, le llevan a acometer proyectos nuevos, en contraste con todo aquello que siempre penso, y bueno, la edad y las experiencias te hacen sobrellevarlo de mejor manera sin duda, pero siempre te queda ese murmullo en tu ser que te dice que porque no sigues buscando, probando, que nunca es tarde¡¡¡.

Y asi ha sido.

Una breve entrevista, seguida de una invitacion a realizar una prueba, unos dias volviendo a vestir de blanco, un volver a sentir que mi trabajo tiene consecuencias en la vida de quien estoy atendiendo, que….que se yo, solo que volvi a disfrutar, si disfrutar es un adjetivo para explicar esta montaña rusa de buenas sensaciones que me han invadido, todo ello seguido de muchos quizas.

Quizas solo sean las vacaciones….

Quizas solo sean unas breves suplencias……

Y quizas, solo quizas, queda demostrado que nunca es tarde para ver cumplidos tus sueños.

 

Mi mochila.

Uno va acumulando, ya sean experiencias, fracasos, dudas…..

Se crean sueños, se despierta uno en la realidad cotidiana…..

Creamos expectativas, reales unas, escasas otras, imaginadas las demas….

Vamos acumulando horas, segundos que transcurren inexorables, vacios en ocasiones, llenos en otras…….

Y asi transcurren la gran mayoria de los instantes que vivimos, sin darnos cuenta que, la mochila vital nuestra, aquella que solo nos pertenece, se va llenando.

En ocasiones, esta tan llena, pero tanto, tanto y tanto, que dejamos de acumular, dejamos de intentar posibles o imposibles, nos convencemos de que nuestro paso poco mas puede aportar o aportarnos.

En otras, y por desgracia, mas frecuente que la anterior, se encuentran esas mochilas del Dechatlon, esas de 5 euros la unidad, aquellas que todo el mundo tiene para no se sabe que momento, incomodas de llevar, con poca capacidad e incluso, y esto es lo mas grave, en un color que ni siquiera nos gusta¡¡¡.

Asi que para ambos, los que creen que ya esta bien, los que creen que el cansancio de las piernas les es razon suficiente para dejar de seguir, los que creen que ya no hay mas accesorios para añadir a esa particular mochila, para los que creen que con una baratilla tienen mas que suficiente, para los que creen que con poca cosa basta, para los que no les incomodan unas cinchas, las que sujetan esa mochila, sean de mala calidad, porque al fin y al cabo, poco van a llevar………para todos ellos he aquí una reflexion.

Advierto que dicha reflexion nacio en el dia internacional del recuerdo.

¿Existe?

Si no existe, deberia.

Es el dia en que recuerdas instantes especiales, dias que surgen de la mochila de la espalda, de los que rebuscas dentro de ella para sacarlos a la luz, de los que maldices porque las dejaste en un rincón porque no querias llevar mas peso, y ahora te lamentas.

Es el dia que te das cuenta que aquello que querias guardar, rompera la cremallera de la mochila que llevas en tus hombros, hombros por cierto, un pelin incomodos, cosas de no estar acolchados como debiera.

Porque al fin y al cabo, se basa en eso, en que nos tendrian que enseñar, en la escuela, en nuestra casa, que esa mochila es especial, que ha de ser fuerte y ligera, grande y comoda, impermeable a la humedad de la soledad, resistente a los vientos de la fortuna, con gran capacidad para la curiosidad, para el deseo de aprender, de descubrir, con grandes bolsillos para tener a mano aquellos recuerdos tan especiales e importantes, con gruesas cinchas que no hicieran cansarnos los hombros por llevarla, con cierres practicos y simples para abrir con rapidez y guardar lo importante.

Somos capaces de comprarnos un movil y colocarle una tarjeta de memoria enorme¡¡¡, tan grande que es muy difícil de llenar, solo para no tener que ir borrando a cada momento, archivos, fotos, videos y que se yo.

Y nuestra mochila……, bueno, ella esta ahí, esperando compartir con nosotros los amaneceres frios de un verano, los calidos anocheceres del invierno, y si vas a decirme que estan al reves……bueno, es mi mochila¡¡, y en ella los guardo asi.

Camino

Hace buen tiempo….cosa rara de expresar si tenemos en cuenta que son las dos de la mañana¡¡¡.

Pero si, así es, acabo de acabar otra jornada mas de trabajo, calles poco concurridas, nunca vacías es verdad, pero nada que ver con el bullicio de hace apenas una hora, quizás estén recluidos en todos esos lugares de moda, a los cuales nos recluimos casi como en manada.

¿Soy diferente a ellos?

No tanto realmente, porque si bien, de forma individual, podría y escojo a mi libre albedrío, en cuanto me uno, nos unimos a un grupo, la cosa cambia…la pregunta de rigor es ¿Dónde vamos?, y así nos tiramos un buen rato, mareando la perdiz, recordando esto u aquello, proponiendo sitios de los cuales solo hemos oído de referencia, cambiando de conversación, de conversador, con la misma rapidez con la que no nos atrevemos a escoger, quizás, porque en el fondo ya estamos bien así, todos juntos, algo que nunca diremos.

Pero estoy de vuelta del trabajo, así que escojo el camino para que este aire calido de la noche me temple el alma, quizás porque ha sido un día largo, quizás frustrante, quizás alegre y pleno, no lo se, pero si se que el camino, el aire en la cara, el ronroneo del motor entre mis piernas, la vibración de las ruedas en mis manos, esas luces que voy persiguiendo, dando alcance, sobrepasándolas y dejándolas a mi espalda, esa fugaz mirada que lanzo a lo lejos, a mi derecha, a mi izquierda, a quien me sobrepasa, con prisas en ocasiones, con el tiempo parado en ese gozo particular mió de hacer el camino…..

Curvas, rectas, semáforos, cambios de marcha, acelerar, frenar, toda la mecánica de la conducción, automatizada en gestos que hago sin pensar, solo sintiendo, como este aire calido, con el deseo de la llegada a destino y con el deseo escondido ahí, en lo mas profundo del deseo de un camino interminable, un deposito infinito, el tiempo detenido en esta oscuridad, con esa canción o melodía que susurras en tu pensamiento…..

Y piensas en aquellos que, como tu ahora, estaban al timón de una nave, dirigiendo un vehiculo, en noches como esta, con la vista pendiente de las estrellas, de los carteles indicadores, para no perder el rumbo fijado, con el oído atento a las olas, a los sonidos que pudieran mezclarse con los propios de tu moto que indicaran algún peligro, y con la vista fijada en el infinito, atesorando ese placer que da el estar ahí, tus manos en el timón, en ese manillar que gira a tus deseos……

Siempre necesitaremos saber donde vamos, pero en noches como esta…….el camino desconocido es sencillamente perfecto¡¡¡¡