Dejame que te quiera…

Dejame que te quiera…

Y así, con esta frase, en una de esas conversaciones que tengo últimamente, con ella, con quien me roba el sueño en ocasiones, con quien siempre deseo saber y contarle cosas, con quien ansió conocer hasta el color de la ropa que hoy se ha puesto, con ese alguien que te hace reír, al pensar en ella, en mas momentos de los que crees posible, o mas bien en aquellos que no creerías que ocurrieran, así comenzó todo.

Porque no es una cuestión frívola, no al menos para todo aquello que me ha causado querer decir, o mas bien tener claro, porque…hay mucha diferencia en querer a alguien y dejar que la quieran.

Quizás la parte mas clara seria definir lo que es querer, mas bien algún purista me diría que es lo mismo que amar, pero yo creo que no es así, amar es otra cosa, es el ansia por esa persona, por saber de ella, por creer que sienten lo mismo hacia nosotros, por pensar que no hay nada mas poderoso, y esta bien, el amar y ser correspondido esta muy bien, pero pienso en que no deja de ser un acto algo egoísta, ya que en ese sentimiento, siempre se necesita la complicidad de otra persona, o quizás mas de una, porque quien soy yo para cuestionar los gustos de la gente¡¡¡.

Pero luego esta el querer, cierta especie de necesidad de volcar en alguien toda esa montaña rusa de sentimientos que tenemos acumulada, porque existen personas así, personas que no se cuestionan el porque de sus sentimientos, sino que se limitan a disfrutar de esa entrega que tanto bien les hace.

Les llaman tontos, por decir un nombre suave, porque se nos enseña que no es razonable dar algo gratis, que todo ha de tener un precio, un coste, cuando en realidad, para algunos, el simple hecho de darse, de contar un chiste, de escuchar muy serio un problema ante el cual no conoces la solución, y quizás ni te la piden, solo desean que les escuches, el simple hecho de darles la mano, tocarles un hombro, e incluso sonreír porque te sientes afortunado de estar con ellos, cuando todo eso y mas, algunos lo dan sin ninguna otra pretensión, les llaman tontos.

Y llamame tonto por creer en esas personas, porque veo y noto aun mas, la atmósfera que se crea alrededor de ellas, y por desgracia, son escasas esas personas, personas a las que por un motivo u otro, por mil y una victorias y derrotas a la par, porque nunca desistieron, porque nunca les importo las veces que cayeran sino las veces que aun tenían fuerzas para levantarse, se nota ese cambio sutil en el aire cuando crees tener a alguien así a tu lado.

Dejame que te quiera…

No conozco querer de otra manera.

11 comentarios en “Dejame que te quiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s