Una carta mas?

Esta es una de esas cartas que te nacen para enviar, y que no sabes si lo harás o no, si solo es un deseo que tienes ahí, dentro de ti, o solamente es un sueño, del que tienes miedo despertar, pero solo se, que cuando la escribí…fue para ella, quien me convierte un día corriente en una montaña rusa de sonrisas y suspiros.

A ciertas horas de la tarde….te escribo

Y nada, aquí me tienes, intentando ser más cauto, más comedido en estas líneas, ¡¡¡por que se que no me ves!!!, porque cuando te veo… me tiembla la voz o me pongo nervioso porque me sonríes, así que , quizás, si el recordarte no me hace deletrear cosas raras, podre escribirte algo interesante.

Te dije que intentaría describir un viaje en que compartiríamos un montón de cosas, pero realmente, me he quedado a las puertas de salida de la estación, del aeropuerto y tu en el otro extremo, quieta ahí, mirándome.

Y ahí se acabo todo lo que he podido escribir.

Joder.

Me bloquea cierta ansia de poder relatar algo que no solo no ha ocurrido, sino que además deseo tanto… que no se cómo escribirlo¡¡¡.

Así que compartiré un sueño, uno de pocos que recuerdo, aunque se que han sido mas, pero ya conoces la particularidad de los sueños, no siempre los recordamos por completo, fragmentos escasos en aquellos que tenemos la fortuna de recordar… pero en ocasiones, como en esta fui afortunado por tenerlo aun presente, claro que también, como luego veras, quizá fuera por circunstancias más que agradables.

Intentare ser todo lo fiel que pueda, aunque puedo jurarte que despertarme fue lo mas frustrante que he vivido en tiempos.

No sé muy bien como he llegado aquí y aun menos que es lo que haces en ese rincón de la habitación, de pie, mirándome fijamente, sonriéndome muy flojito y diciéndome que me acerque, aunque claro, quizás es porque es un sueño, porque no has abierto los labios para nada, pero he escuchado como me lo pedías, y como algo que se repite entre tú y yo, no sé decirte que no, me acerco a ti, y es ahí cuando puedo ir viéndote algo más clara la imagen, porque si bien, en la distancia y la penumbra no sabía bien que era lo que te envolvía el cuerpo, es al acercarme cuando…no llevas nada, aunque no es del todo cierto, ya que llevas unas braguitas, unas de un color que no se ver, pero si se que son muy finas al tacto, porque mis manos se han acercado a tu cintura y mientras juegan con la goma, son tus manos las que me rodean el cuello y me besas, me besas y me besas, y cuando no se qué demonios voy a hacer a continuación, una pequeña serpiente surge de tus labios y comienza a jugar con mi lengua, y aquí…señorita se desatan mis ganas, te beso no, devoro todo tu rostro, beso y mordisqueo cada una de tus orejas, beso tus ojos, muerdo tu cuello, tu barbilla, vuelvo a tu boca a ver cuál de las dos lenguas tiene más sed, y mientras, mis manos no han dejado de acariciar rincones que solo había soñado, y que al parecer te son agradables, porque suspiras muy flojito , te encoges un poco cuando alguna de mis manos, o quizás las dos, te acarician el final de tu espalda.

Paramos de besarnos, hay que respirar un poco, pero las manos no lo necesitan, las mías siguen palpando, comprobando, acariciando, tocando que todo es real, las tuyas no dejan de estar buscando botones , cremalleras, ropa que les estorba al parecer y para frenar una ansia que me está llevando a la locura, cometo el error de abrazarte y girarte para evitar que me sigas mirando con esa sonrisa que me embruja, y digo error , porque al hacerlo…verte de espalda…mis manos comienzan a acariciar tus pechos mientras te beso en la nuca, te muerdo en los hombros, flojito, muy flojito, tanto que suspiras más fuerte y mientras me retiro un poco para ver donde quiero seguir, mis ojos van bajando a lo largo de tu columna, seguidos de mis besos y llego a mi objetivo que no creía posible que existiera, porque si bien, la prenda que llevas, esas braguitas que las veo sin color determinado, estrechas en tu cintura, detrás…detrás crean la mas e increíble visión que recuerdo en mucho tiempo y por la que muchas mujeres matarían por poseer, dos joyas que quiero probar, saborear, tocar sin pausa, mientras juego con la ropa que lo envuelve, bajándolas y descubriendo mas rincones para seguir besando, mordiendo, lamiendo incluso, y no pareces muy disgustada porque no es precisamente sonidos de dolor los que te oigo exclamar, y aun menos, cuando, yo arrodillado ante ti, te hago girar y son mis manos, rápidas en este menester, las que quitan de en medio lo que me impedía saborear, y he acertado sin duda, ya que ahora ya no suspiras, y son tus gemidos los que me llenan de felicidad y aun más si cabe, cuando en un momento concreto…te contraes con fuerza y tus manos me impiden que descanse en mi empeño de seguir besando, mordiendo, lamiendo incluso, el rincón que escondía tu prenda.

Lo curioso es que apenas se como hemos llegado a esta cama, en la que estas tumbada, toda tu despeinada, toda tu desnuda, mientras yo sigo besándote y tus piernas siguen rodeándome los hombros y tus manos en mi cabeza, acariciándola mientras suspiras y dices mi nombre…

He de imaginar que el sueño seguiría, pero desperté, así que solo puedo aventurar lo que en venganza, serias capaz de hacerme, algo que, evidentemente, soy capaz de aceptar con sumo agrado e interés jajajajaja.

5 comentarios en “Una carta mas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s