Mi nueva normalidad

Bueno, parece ser que todo va colocándose en esa “nueva normalidad” de la que tanto se habla, una nueva situación con miles y miles de parados,con miles de fabricas cerradas, con la incertidumbre de una nueva forma de vivir,se esta perdiendo el miedo a esta pandemia, ya no va con nosotros, quizás escuchamos como un vecino ha perdido algún familiar por culpa del COVID, pero claro, solo eran yayos, ancianos en su gran mayoría, es lo que dicen todas esas aplicaciones de las que no levantamos la vista, ni siquiera cuando a nuestro lado pasa la mujer mas hermosa del mundo, que si esto, que si lo otro, que si ahora pongo este baile, este reto nuevo de coordinación con música, que si el nuevo Tik Tok…

Lo cierto es que soy pesimista por naturaleza, principalmente quizas porque me precio de conocer, valga la redundancia, de la naturaleza del ser humano, egoísta, vil, desmemoriado, incapaz, como grupo de pensar mas allá de una par de sus amigos o familia, y si, ya lo se, la historia esta llena de héroes, seres de otra condición, gente que se entrego a los demás, sin nada que pedir a cambio, almas generosas en su vocación de entrega, en su incapacidad de ser tan miserables como aquellos que ayer te adulaban y hoy te minimizan todas esas horas de pelea enfundados en una armadura de plástico, cuando la tenias claro esta.

¿Como lo viví yo?, ¿Cual sera mi nueva normalidad?

No creas que no me lo he preguntado un sinfín de veces, sobre todo en estos últimos días en los que tantos y tantos proyectos vitales, se clarificaron, se pusieron en su justa importancia y, en el día de hoy, me permiten ser mas claro en mis intenciones.

Comencé mi pelea con mi trabajo, con el miedo que genero en muchos de los que estaban cerca de mi, el desconocimiento de las causas y efectos, pero digamos que, dada mi desconfianza sobre el genero humano, me sorprendió mas bien poco, quizás si acaso, me permitió ver con mas claridad quien si, quien no.

Acto seguido, vine yo mismo, preguntándome porque demonios estaba ahí, porque me entusiasmaba con esa pelea tan, aparentemente desigual, porque, y en cierta forma , me avergüenza decirlo, disfrutaba con esa situación, si, no pongas esa cara, es una época en la que iba al trabajo, a encerrarme en esa planta con ganas, con deseo incluso, y claro, soy un inconsciente, alguien que no pensaba en las consecuencias, en las posibilidades de contraer aquello que todos evitaban, pero nunca tuve mas claras las ideas que en esos momentos, quizás ello motivo, que llegado un momento concreto de estos días pasados, ante la encrucijada de responder ante dudas que se habían generado en mi relación, mi postura fue, no digo que no, demasiado rotunda, pero no por ella menos cierta en su contenido, no puedo por menos, y desde aquí, en estas lineas, agradecerte todo aquello que me diste y que si bien, para mi, era mas que suficiente, nunca pretendí ni pretenderé ser distinto al que soy.

En esta “nueva normalidad” que se presenta, mis compromisos vitales han dado un nuevo giro, en mi mundo laboral afronto las nuevas realidades de forma distinta, he pasado de no desear salir de mi zona de confort autoimpuesta, a preguntarme…¿Y por que no?, al fin y al cabo, nunca se es demasiado tarde, y si le añades no dejar de ser terriblemente sincero conmigo mismo, aceptarme con todo lo que puedo aportar, añadir que nunca restar…los desafíos se me presentan mas viables, mas confiados, no ya en una victoria, pero si en una pelea justa.

Y que gane el mejor.

6 comentarios en “Mi nueva normalidad

  1. Scarlet Cabrera

    Excelente reflexión, de esas que te dejan pensando.
    No sé si la pelea es justa, siento que no, me acecha un ejército invisible intentando penetrarme con su forma de corona, no parece estar pero ha puesto al mundo de rodillas y no es que me alegre aunque considere que la arrogancia merece una sacudida y es que no puedo alegrarme porque igual, vivo en el mismo planeta de los destrozos
    Sin saber cómo definir la sensación que tengo, ha llegado la hora de mirarse al espejo, de valorar lo más simple, aquella brisa, los jardines susurrándole a la primavera, simplemente caminar sin escafandras.
    Cada quién habrá descubierto poco o mucho en medio de la sorpresa que nos encerró en nuestras casas, me alegra saber de mí que he aprendido mucho y felizmente, no hastío ni aburro, siempre hallo un nuevo portal pero sin duda, añoro cuando el viento me rozaba y parecía estar cantando.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s