Cronicas de una pelea III

No es precisamente lo que quería escribir, realmente no, mi intención era mas bien, dar cuenta de alguna anécdota de esta pelea que estamos sosteniendo tantos y tantos compañeros y profesionales, anécdotas de risa, porque reímos, anécdotas de rincones en los que, sin que nos vieran, nos poníamos a pensar en el porque, quizás incluso llorábamos, desahogando así un buen puñado de frustración que habíamos acumulado durante estas jornadas de trabajo y en las del presumiblemente descanso.

Pero no, y aun menos tras ver como toda una manada de personas sin cerebro, con la memoria reducida a una sola neurona, se exponía a seguir propagando un virus que ya ha matado 30.000 personas, infectados 200.000, siendo el colectivo que represento, con casi 40.000 casos confirmados, el que mas ha sufrido en sus carnes.

Supongo que para que esa neurona que permite pasear con los niños, por un parque, varias horas, porque total, quien me va a controlar, que toma el sol en un banco o en una repisa al lado de la arena de la playa, hombro con hombro, personas que van a ver a algún mayor, eso si, con mascarilla y guantes al salir a la calle, porque todo el mundo sabe, que el bicho este, esta en la calle, en las manos de la gente no, en los casi millón de asintomáticos que no se les ha hecho el test y lo van propagando, en fin, en todos ellos, el bicho no esta presente, supongo que a toda esta casta de irresponsables, para que lo entendieran, quizás la suerte, el azar o sencillamente la estadística, dictara que ese mayor que visitaron quede infectado y lo tenga que cuidar yo, en una planta, en turnos de doce horas y, espero que no sea así, pero pasa, fallezca, y tenga que esperar una semana para que le den las cenizas, se acuerde de que el fue el culpable.

Sonara extremo, pero creo que hubiéramos necesitado mas muertos, al menos dos veces mas para que realmente entendiéramos el alcance de esta pandemia.

Ayer fue un día triste, lleno de desolación, de rabia, de frustración que no la entenderá, quien no haya estado, no ya en primera linea, sino cualquier compañero que ha tenido que trabajar con el miedo de llevar el contagio a casa, con el miedo de contagiarse, con la mascarilla, con los guantes, con la sonrisa de animo para los demás

¿Voy a seguir?

Ayer no, rotundamente no, y era el sentimiento generalizado en un colectivo que lleva 50 muertos, que no bebe para no ir al lavabo, que aguanta horas respirando su propio aliento, que…podría decirte un montón de cosas que ocurren dentro de ese mono, cuando los hemos tenido, pero ya lo hemos denunciado en un montón de sitios, y a pesar de todo, se nos menosprecia con actitudes de ese tipo vistas el primer día de desconfinamiento.

Y sin embargo…

…si es con el mismo equipo me lo pensaría.

Ayer surgió la frase..no lo haré mas, pero si es con vosotros…rabia, frustración, cabreo, mas y mas adjetivos para expresar, pero sin embargo, ayer me di cuenta de lo que esta pandemia ha creado.

No seré un caso aislado, lo se, lo he oído por ahí, lo he leído, lo he visto en videos colgados en la red, y lo he sentido este día atrás, lleno de rabia, de una mala leche que me dictaba coger una recortada y fusilar a tantos y tantos…y sin embargo, si es con ellos, me lo pensare.

Mi familia de Covid, curiosa manera de describir lo que sentí, pero es así, porque habrán pasado años y años, cada uno de nosotros estará formando sus propias vidas, estará haciendo los deberes con su hijo, estará preparando su jubilación, quizás cambie de trabajo, quizás cambie de país, quizás y cualquier quizás, pero todos y cada uno de nosotros tiene la certeza de haber sido, yo lo siento así, bendecido por estar con semejante grupo de personas entregadas, sabiéndome ser participe de un momento, espero que único en mi vida.

Un general alemán, en una serie de guerra dio un discurso a sus tropas, que se habían rendido, que me parece mas que oportuno relatar aquí…

Hemos soportado una larga y penosa guerra. Habéis luchado con valor y bravura por vuestro país. Sois un grupo especial que habéis forjado entre vosotros vínculos que sólo se contraen en combate, entre camaradas hermanados en la trinchera. Os habéis confortado en los peores momentos y habéis afrontado la muerte y sufrido juntos. Me enorgullezco de haber servido con todos vosotros. Os merecéis una larga y feliz vida en paz.

Piensa en todas las metáforas que quieras, pero suscribo en todos y cada uno de estos sentimientos.

Porque yo lo viví con ellos.

Para todo el equipo de día Covid turno 2 de Torribera.

7 comentarios en “Cronicas de una pelea III

  1. elcieloyelinfierno

    ¡Mas que una feroz y rabiosa expresión que sale de tus entrañas! Como no comprenderte, fue noticia en todo el mundo. Ver a los niños junto a los padres o quienes fueran todos pegaditos o en la playa como de vacaciones, o en los parques jugando, tocándose, como si nada estaría ni habría pasado. Tu dices “una neurona”, te diría que esa única y diminuta, además retrasa -como dice una colega-sin animo de ofender-, Solo podemos alzar las voces -todas- denunciando la reprochable conducta allí, aquí y en cualquier lugar del mundo, en donde la pandemía se ha instalado, dejando ahora si “tan solos a los muertos”. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ese sentimiento de frustración es compartido. En Venezuela las personas se creían inmunes. Fue hasta hace dos días que se exigió a los supermercados usar guantes y desinfectante de manos en la entrada. Pero bueno, como explicas tu, espero esto solo lo vivamos una vez.
    Espero no te rindas.

    Le gusta a 1 persona

  3. Realmente siento leer esto por que tú frustración y la de muchos queda patente
    Ahora escuchamos mucho esto es surrealista , de película…pero es una realidad ahí fuera hay un bicho destructor y mucha gente luchando con el…y muchas familias rotas…
    Y luego somos unos irresponsables

    Que tipo de vida vamos a llevar ahora, quizás ya nunca la conocida y está por conocer me parece lúgubre, adaptación o poner cordura a la realidad.

    Siento haberme extendido pero me alegro enormemente que sigas aquí con nosotros
    Gracias por todo el trabajo y esfuerzo que estáis realizando…

    Y mucho ánimo aún nos queda batallas para ganar está guerra y mucho que aprender sobre respeto y amor.

    Muchas gracias 💚

    Le gusta a 1 persona

  4. Tus palabras siempre han tocado mi corazón aunque nunca me he apuntado a escribir un comentario, hoy me animo porque tú me animas, solo para decirte GRACIAS por todo lo que haces. “Te mereces una larga y feliz vida en paz”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s