Camino

Hace buen tiempo….cosa rara de expresar si tenemos en cuenta que son las dos de la mañana¡¡¡.

Pero si, así es, acabo de acabar otra jornada mas de trabajo, calles poco concurridas, nunca vacías es verdad, pero nada que ver con el bullicio de hace apenas una hora, quizás estén recluidos en todos esos lugares de moda, a los cuales nos recluimos casi como en manada.

¿Soy diferente a ellos?

No tanto realmente, porque si bien, de forma individual, podría y escojo a mi libre albedrío, en cuanto me uno, nos unimos a un grupo, la cosa cambia…la pregunta de rigor es ¿Dónde vamos?, y así nos tiramos un buen rato, mareando la perdiz, recordando esto u aquello, proponiendo sitios de los cuales solo hemos oído de referencia, cambiando de conversación, de conversador, con la misma rapidez con la que no nos atrevemos a escoger, quizás, porque en el fondo ya estamos bien así, todos juntos, algo que nunca diremos.

Pero estoy de vuelta del trabajo, así que escojo el camino para que este aire calido de la noche me temple el alma, quizás porque ha sido un día largo, quizás frustrante, quizás alegre y pleno, no lo se, pero si se que el camino, el aire en la cara, el ronroneo del motor entre mis piernas, la vibración de las ruedas en mis manos, esas luces que voy persiguiendo, dando alcance, sobrepasándolas y dejándolas a mi espalda, esa fugaz mirada que lanzo a lo lejos, a mi derecha, a mi izquierda, a quien me sobrepasa, con prisas en ocasiones, con el tiempo parado en ese gozo particular mió de hacer el camino…..

Curvas, rectas, semáforos, cambios de marcha, acelerar, frenar, toda la mecánica de la conducción, automatizada en gestos que hago sin pensar, solo sintiendo, como este aire calido, con el deseo de la llegada a destino y con el deseo escondido ahí, en lo mas profundo del deseo de un camino interminable, un deposito infinito, el tiempo detenido en esta oscuridad, con esa canción o melodía que susurras en tu pensamiento…..

Y piensas en aquellos que, como tu ahora, estaban al timón de una nave, dirigiendo un vehiculo, en noches como esta, con la vista pendiente de las estrellas, de los carteles indicadores, para no perder el rumbo fijado, con el oído atento a las olas, a los sonidos que pudieran mezclarse con los propios de tu moto que indicaran algún peligro, y con la vista fijada en el infinito, atesorando ese placer que da el estar ahí, tus manos en el timón, en ese manillar que gira a tus deseos……

Siempre necesitaremos saber donde vamos, pero en noches como esta…….el camino desconocido es sencillamente perfecto¡¡¡¡

Anuncios

5 comentarios en “Camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s