Camino

Hace buen tiempo….cosa rara de expresar si tenemos en cuenta que son las dos de la mañana¡¡¡.

Pero si, así es, acabo de acabar otra jornada mas de trabajo, calles poco concurridas, nunca vacías es verdad, pero nada que ver con el bullicio de hace apenas una hora, quizás estén recluidos en todos esos lugares de moda, a los cuales nos recluimos casi como en manada.

¿Soy diferente a ellos?

No tanto realmente, porque si bien, de forma individual, podría y escojo a mi libre albedrío, en cuanto me uno, nos unimos a un grupo, la cosa cambia…la pregunta de rigor es ¿Dónde vamos?, y así nos tiramos un buen rato, mareando la perdiz, recordando esto u aquello, proponiendo sitios de los cuales solo hemos oído de referencia, cambiando de conversación, de conversador, con la misma rapidez con la que no nos atrevemos a escoger, quizás, porque en el fondo ya estamos bien así, todos juntos, algo que nunca diremos.

Pero estoy de vuelta del trabajo, así que escojo el camino para que este aire calido de la noche me temple el alma, quizás porque ha sido un día largo, quizás frustrante, quizás alegre y pleno, no lo se, pero si se que el camino, el aire en la cara, el ronroneo del motor entre mis piernas, la vibración de las ruedas en mis manos, esas luces que voy persiguiendo, dando alcance, sobrepasándolas y dejándolas a mi espalda, esa fugaz mirada que lanzo a lo lejos, a mi derecha, a mi izquierda, a quien me sobrepasa, con prisas en ocasiones, con el tiempo parado en ese gozo particular mió de hacer el camino…..

Curvas, rectas, semáforos, cambios de marcha, acelerar, frenar, toda la mecánica de la conducción, automatizada en gestos que hago sin pensar, solo sintiendo, como este aire calido, con el deseo de la llegada a destino y con el deseo escondido ahí, en lo mas profundo del deseo de un camino interminable, un deposito infinito, el tiempo detenido en esta oscuridad, con esa canción o melodía que susurras en tu pensamiento…..

Y piensas en aquellos que, como tu ahora, estaban al timón de una nave, dirigiendo un vehiculo, en noches como esta, con la vista pendiente de las estrellas, de los carteles indicadores, para no perder el rumbo fijado, con el oído atento a las olas, a los sonidos que pudieran mezclarse con los propios de tu moto que indicaran algún peligro, y con la vista fijada en el infinito, atesorando ese placer que da el estar ahí, tus manos en el timón, en ese manillar que gira a tus deseos……

Siempre necesitaremos saber donde vamos, pero en noches como esta…….el camino desconocido es sencillamente perfecto¡¡¡¡

Anuncios

Tres secretos.

Supongo que sera cierto, todos tenemos un secreto inconfesable, todos tenemos un amor inolvidable, todos tenemos un arrepentimiento irreversible……

Todo ello forma parte del cumulo de acciones y decisiones que tomamos, parte de las cuales, sino todas, son producto del azar.

Salir de casa un minuto antes y tropezar en el rellano con la vecina que nunca veias, coger el tren diez minutos mas tarde y ver a todo un mundo de caras desconocidas por vez primera, recibir una llamada de un amigo, encontrarte con quien solo fue una noche inolvidable, un instante de locura quizas….

Podria decirte mil y un momentos mas, en los que el tiempo en que ocurrio hubiera sido distinto de mediar la manecilla del reloj en uno u otro sentido, pero por mucho que los enumerase, aun me quedarian los mios propios.

Un secreto inconfesable……

Un amor inolvidable…….

Un arrepentimiento irreversible……

Mi secreto seria…..ups¡¡, perdon es inconfesable incluso en estas lineas.

El amor inolvidable……..en mi caso, 16 años, una profesora de instituto de la cual, a dia de hoy, pasados cerca de varias decadas, aun recuerdo la linea de su rostro, el breve atisbo de una camisa entreabierta, ese caminar suyo que hipnotizaba mi pensamiento y tener la constancia de que las mujeres podrian, serian y aun son, el mayor y mas placentero dolor de cabeza en mi vida¡¡¡.

El arrepentimiento irreversible…., ese es mas doloroso, porque al fin y al cabo, solo nos arrepentimos cuando ya ha transcurrido, me arrepiento de no haber dado los buenos dias a la camarera que me servia mi café de las mañanas y a la que eche de menos un dia, sin darme cuenta de que formaba parte de mi rutina para que el dia fuera satisfactorio, verla caminar entre las mesas, como si una carrera de obstáculos fuese, me arrepiento de haber mirado mi agenda, ver ese numero y desear llamar, o quizas enviar un mensaje de buenos dias, y no haberlo hecho, me arrepiento de no haber sido mas sincero en lo que sentia por mi trabajo, me arrepiento y pienso en que hubiera sido de haberme atrevido, me arrepiento de no haberme atrevido a caminar mas bajo la lluvia, de no haber sonreido mas, de no haber besado a mas gente, de no haber acariciado mas y quien sabe de que soy capaz de arrepentirme mas.

Quizas por ello es tan facil entender aquello de no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, que la sonrisa que dedicas no sabes a quien puede ayudar, pero la compartes, que tras la tormenta viene la calma, el arcoiris incluso, que las adversidades solo sirven para hacerte mas fuerte, que los errores son solo parte del aprendizaje, que el camino comienza con solo un paso, siempre hacia delante, que no importan las caidas, sino que te levantes siempre, que no puedes dejar de tener sueños, por muy imposibles que parezcan a los ojos de los demas, son tus sueños, que existe esa alma gemela esperandote en mil mundos o diez mil vidas, pero por encima de todo……que tu eres unico y especial, alguien con un destino, forjado al cincuenta por ciento de azar y decisiones propias, alguien capaz, con voluntad, con fuerza, para todo aquello que desees, porque quizas lo importante no sea siempre conseguir, sino el nunca dejar de intentar.