Amor

Dentro de los innumerables parametros con los que, según muchos, hemos de regir nuestra vida, estan aquellos que han de condicionar una, en concreto una parte, casi unica.

La del amor.

Resulta que ha de ser platonico, el complemento de nuestra media naranja, el alocado, el que se repite una y otra vez, que se despierta en plena madurez de los hombres, aquel que intenta escapar a los achaques del tiempo, el de muchos seres que intentan la busqueda casi suicida en ocasiones, de ese particular el dorado.

Amor.

En una ocasión lei que somos frutos del amor, bueno, soy mas bien creyente de la otra teoria, que somos la consecuencia de un acto fisico, de un deseo no contenido, al menos en cierta parte, pero hay otra……hay una parte, lo suficientemente importante para adjudicarsela al amor.

Es parte de el, el ansia con que nos lanzamos a la cita pendiente en breve, el que nos miren de una forma unica, solo para nosotros, ese beso breve y de sorpresa con el que nos atrevemos o casi mejor aun, recibimos sin creer que hubiera pasado, es tambien el estar escuchando a la otra persona, es esa parte con la que te lamentas por no poder hacer nada, es ese momento que coincides en la escalera, en el trabajo, en mil y un sitios distintos, en mil y un momentos diferentes del dia.

Quien sabe que es lo que nos diferencia del resto de las especies, porque en mas de una ocasión he creido que hay vida mas inteligente que la nuestra¡¡¡¡, pero luego me viene a la memoria, ciertos ojos, ciertas sonrisas, ciertas decisiones, acertadas y equivocadas, a partes iguales, y pienso que quizas aun tenemos esperanza.

Incluso cuando lo unico que hacemos es querernos a nosotros mismos, algo que muchos definen como enfermedad, y que yo, en toda mi modestia y en su adecuada medida, creo que ha de ser prioritaria, incluso en ese momento, nos rije la locura de cupido.

Buscate la religion que desees, forma de pensamiento creada o inventada, real o ficticia, buscate cualquiera de todas ellas, y siempre encontraras que, como el agua, encuentra una brecha, una rendija, un insignificante poro y aparece de forma silenciosa, tambien de forma mucho mas escandalosa en ocasiones¡¡ pero siempre aparece y trastoca todas las convicciones establecidas.

Un sinfin de libros, peliculas, obras de teatro, pinturas, de historias reales, otras inventadas por nuestra imaginacion, anecdotas propias, ajenas otras, pero todos y cada uno de nosotros lo ha experimentado, y que, si fuera un virus, su eficacia de transmision es del 100%, pero ante el cual no existe vacuna, claro que….

La deseo?

Tiempo

Hay un sinfin de cosas que siempre sabemos que nos falta en algun momento determinado, ya sea bien que creemos que necesitamos mas dinero, mas caballos en el motor, quizas mas metros cuadrados de un piso en el que desconocemos que rincones no hemos visto desde hace ya no sabemos cuanto tiempo, quizas incluso sabemos que nos falta cobrar mas por nuestro trabajo, sabemos que nos falta que nos digan mas cosas agradables, mas susurros en la noche, mas sonrisas, que si esto que si lo otro……..

¿Y el tiempo?

Porque es el eterno olvidado en todo momento, salvo cuando nos damos cuenta, demasiado tarde casi siempre, que este, en su petrea e inamovible esfera que lo envuelve, sus manecillas, aquellas que nos marcan los ritmos mas intimos de nosotros, esa cuerda, pila o movimiento pendular, el motor que las empuja…..se detiene.

Si mi querido publico, el tiempo se detiene inexorablemente para todos y cada uno de nosotros, podremos tener mas oportunidades de cuidado, podremos utilizar la ultima crema con radicales libres, con efecto antiarrugas, podemos llenar el cuerpo de mil y una substancias pretendidas como milagrosas, nos cambiamos partes del cuerpo, como un recambio de la pieza de un coche, buscamos la inmortalidad imaginada en la clonacion de las celulas………..pero nada detiene al tiempo.

No podria imaginarme siquiera cuanto hubiera podido inventar Leonardo Da Vinci, cuantas obras Miguel Angel hubiera podido crear, quien sabe lo que hubieran sido capaces tantos y tantos hombres y mujeres, que maravillas y misterios hubiean podido poner a nuestra disposicion…

Es entonces que esta justificada esta ansia nuestra en vencerlo?

Quizas podria creer que si, en cierta manera los beneficios posibles serian inimaginables, pero hemos de recordar nuestra parte oscura, aquella, que por desgracia es capaz de casi aniquilarnos, esa parte capaz de las mayores atrocidades, de la crueldad sin medida, ya no solo con nosotros sino con cualquier ser vivo u objeto que nos rodea.

No, es mejor asi, saber que tenemos una fecha de caducidad nos hace, y es una opinion muy personal, nos hace humanos.

Como especie no hemos dejado de crear, inventar, desarrollar y tambien, como no, destruir, aniquilar, menospreciar, asi que, bienvenido ese margen que tengo para dejar mi impronta en este mundo, bienvenido este breve lapsus de arena del reloj que me deja mi propio reloj, bienvenido los segundos en crear unas frases que se leeran y que quizas, y al parecer ocurre gratamente, alguien lee y aparece una sonrisa en su rostro o en su corazon, bienvenido los segundos que dedico a leer, a reflexionar sobre lo que otros y otras, han vivido y desean compartir, bienvenida la generosidad de todos y cada uno de nosotros.

Si, el tiempo es implacable, pero aun lo es mas la voluntad, mi voluntad, la tuya incluso¡¡¡, porque pasara el tiempo, pero nuestros recuerdos, la impronta que deseamos dejar, esta ahi, aquí incluso, en las letras que creamos, en los consejos a nuestros hijos, en la escucha de nuestros amigos, y en la sonrisa que dedicamos a quien nos atiende en la tienda, porque asi se nos recordara, y el recuerdo……..puede con el tiempo.

Esos momentos

Me resulta curioso observar a la gente, ya sea desde el asiento de un vagon de metro, bien paseando por una calle, ya sea quizas desde el semaforo mientras espero que arranque el color verde y acelerar de nuevo mi moto…..en todas esas ocasiones, siempre encuentro algo que me llama la atencion.

Pensaras que tengo mala memoria, al fin y al cabo, la gente siempre suele hacer los mismos gestos, con variantes desde luego, pero basicamente siempre son los mismos, asi que, porque me sorprenden?.

Quizas sea eso, esos pequeños detalles que nos marcan la diferencia, esa breve nirada que me lanza quien esta sentada a unos bancos de distancia de mi, en el metro, cansada quizas de mirar una pequeña pantalla de movil, con esos eternos auriculares que, creo sinceramente, seran parte de nuestra evolucion futura, y que se sorprende que alguien le este observando, quizas como parte de una costumbre en este mundo, en el cual, pasamos uno al lado del otro como si fueramos inexistentes.

Quizas tambien sean los otros detalles, los que me hacen sentirme que aun nos queda esperanza como especie, esos otros detalles, la sonrisa en una mirada al ceder el paso a una mujer, acto muy machista sin duda, teniendo en cuenta el dia de hoy, dejar unas pocas monedas en el platillo de uno de los innumerables mendigos con los que te tropiezas, y en los cuales ese gracias, que no todos te dan, hay tanta amargura por su situacion como agradecimiento por compartir lo que tienes.

De todas formas, aun existen demasiados momentos en el dia, en que las ganas de coger una recortada y liarte a solucionar problemas por la rapida, drastica diras, pero siempre efectiva manera de resolverlos, me hacen olvidar que tipo de personas somos, pero por suerte, esos breves momentos pasan, o quizas mas bien es que no tengo la recortada.

Pero estan ahi, no se pueden enmascarar, las lineas en una pantalla, lecturas de otros que, como yo mismo, vomitamos en un blog, como terapia, como desahogo, con enormes ganas de compartir, generosos hasta lo increible, porque no ponemos ningun tipo de control sobre quien nos leeera, lineas que corregimos sin cesar en ocasiones, lineas que, tras leerlas, esbozamos una sonrisa, por fuera o por dentro, lineas de otros, que nos perturban, nos hacen reflexionar en otras, pero que nunca nos dejan indiferentes.

Vivimos en una sociedad tremendamente comunicada, tremendamente sola, aislada en cortos espacios, rodeados por un sinnumero de iguales, continentes enteros de desconocidos, salvo quizas, y es un quizas muy flojito, por islas de otros desconocidos que les agrada compartir, que esperan leer algo de otros, que como ellos, aun siguen manteniendo esa esperanza que nos diferencia del resto de las especies, incluida la propia nuestra.

Son esos momentos, como el de ahora mismo, por los que vale la pena seguir leyendo, seguir escribiendo, seguir creyendo.